Queso Arribes de Salamanca

La Arribes es una comarca del noroeste de la provincia de Salamanca, en tierras fronterizas hispano-portuguesas, donde el río Duero ha excavado profundos valles que ofrecen espectaculares cañones para salvar la diferencia de altitud que separa al río en su camino desde la meseta hasta el océano. En este entorno, con una calidad medioambiental que ha valido la declaración como Parque Natural, tenemos uno de los tesoros gastronómicos, junto al vino, los embutidos o el aceite, que esta tierra ofrece: el queso de leche de oveja.

El Queso Arribes de Salamanca es un producto típico de esta comarca, que se ha venido elaborando tradicionalmente de forma artesanal con leche cruda de oveja, con cuajo natural. La leche procede exclusivamente de ovejas de la comarca, que aprovechan los pastos naturales que la tierra ofrece, dando unas características particulares a la leche que lo trasmite al queso, confiriéndole unas propiedades específicas.

Las características del terreno y del clima, así como el método artesanal de elaboración y el saber ancestral en la maduración y conservación que los maestros queseros realizan, dan a este queso un aroma y sabor inconfundibles, en el que se perciben toques picantes.

quesos del arco hernández

Ante la calidad de este queso,  en 2002 se reconoce la “Marca de Garantía Queso Arribes de Salamanca” que establece las condiciones para la obtención del sello de calidad, como son que los quesos  se  tienen que elaborar de forma tradicional con leche de oveja cruda de la zona delimitada, así como regular las características de la leche y de los quesos. Con el objetivo de asegurar la autenticidad de los productos protegidos y velar por su calidad, se somete a las explotaciones a exhaustivos controles de calidad para concederles el sello de Marca de Garantía. Cuando a un queso es reconocido por la Marca, lleva una contraetiqueta enumerada y el logotipo de la marca como prueba de su autenticidad, lo que le da un carácter individual y propio a cada pieza, garantizando la correspondiente trazabilidad de los mismos.

En definitiva un queso, que con un lento reposar y la atenta mirada de maestros queseros, adquiere unos sabores arraigados que lo convierten en un manjar único e irrepetible.

¡buen provecho!

deliciarum