Una receta de Valladolid

 

Hoy me apetece tomar un buen asado castellano. Para ello nos vamos a trasladar a la ciudad de Valladolid. En Pucela, como se conoce popularmente a esta ciudad, el lechazo es el plato estrella. Se entiende por lechazo a la cría de oveja que todavía mama, utilizándose este término indistintamente para referirse a machos y hembras. Todo ello regado con uno de los magníficos caldos que por estos lares se vendimian, convertirán la comida en un placer para los sentidos.

La elaboración de este plato de fiesta es muy sencilla, y siempre se necesita buena materia prima. Si tenemos la suerte de tener un horno de leña y encina como combustible, el disfrute será mucho mayor.

lechazo 5

Lechazo asado

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS (esta receta es para preparar el asado en horno eléctrico o de gas).

– 2 cuartos de lechazo.

– 1 nuez de manteca de cerdo.

– 2 cucharadas de aceite de oliva.

– 1 diente de ajo (en horno de leña no se suele poner).

En una cazuela de barro pondremos los cuartos a mojo en agua ligeramente caliente durante 30 minutos, después quitaremos el líquido. Sofreímos los ajos en el aceite y la manteca, echamos por encima el cordero. Iremos añadiendo el agua según se vaya secando.

Cuando las costillas vayan cogiendo color en su zona interior, daremos la vuelta al lechazo. Dejamos terminar la cocción y, por último, se dará de nuevo la vuelta al lechazo subiendo el horno para darle un bonito color.

Lo trinchamos en la mesa delante de los comensales.

¡qué aproveche!

Un saludo

deliciarum