El Farinato de Ciudad Rodrigo

Ciudad Rodrigo es la capital de una bellísima comarca situada en el suroeste de la provincia de Salamanca, a unos 100 km de la capital. Se trata de una comarca meramente chacinera, con grandes embutidos y jamones, donde en sus grandes dehesas de encinas, junto al toro bravo, reina el cerdo ibérico.

En Ciudad Rodrigo, Miróbriga, que así fue como los romanos bautizaron a Ciudad Rodrigo, todo embutido es una delicia en sí misma. Pero uno, por su calidad y desconocimiento, sobresale del resto, el farinato. Es tal la importancia e influencia del farinato en la zona, que los habitantes de Ciudad Rodrigo son conocidos también como “farinatos”.

El farinato es un original embutido, único en la Península Ibérica, hecho de manteca de cerdo, pan migado, pimentón y especias que ha llegado hasta nuestros días después de siglos de tradición. La unión resultante de los productos mencionados da lugar a un embutido con forma de chorizo, de color anaranjado y con un olor agradable.

farinato

farinato

La elaboración de farinatos surgió para aprovechar la grasa de los cerdos sacrificados durante la matanza, así se explica que el principal ingrediente del embutido sea la grasa del cerdo ibérico.

El farinato se consume tradicionalmente frito y acompañado de huevos fritos, que es el plato tradicional de Ciudad Rodrigo. Un plato sencillo, pero no por ello menos delicioso. Últimamente está evolucionando y está siendo fuente de inspiración para la cocina de autor realizando exquisitas creaciones.

Desde 2006 existe una Marca de Garantía Farinato de Ciudad Rodrigo. La Marca de Garantía Farinato de Ciudad Rodrigo se rige por un sistema de control sobre los productores de farinato, asegurando  la trazabilidad y calidad en todas las fases de elaboración. El Farinato de Ciudad Rodrigo, se acompaña de una contraetiqueta que diferencia este producto del resto de productos del mercado. Este hecho nos garantiza y nos da seguridad tanto la procedencia como la calidad del producto.

Bien como aperitivo o como plato fuerte, todo viajero tiene una cita ineludible con el farinato en su visita a Ciudad Rodrigo.

¡qué aproveche!

Un saludo

deliciarum